domingo, 1 de agosto de 2010

La frontera que nos separa puede ser pequeña

Como desearía que estuvieras aquí ahora, que me vieses, que me sintieses, que me tocases. Me gustaría ver tu cara de asombro ante mi falsa vergüenza que te suelo mostrar, ya que no es vergüenza lo que contigo siento, si no miedo, el miedo que tengo es superior a cualquier otra cosa antes experimentada. Es miedo a la desilusión, al fracaso, a sentir que nunca acierto. Necesito que ahuyentes ese pavor, que con tus manos en mi cintura guíes mi vida hacia la felicidad.
Y sé que suena fácil, que sin más podemos nadar, o volar, pero es mucho más complicado que eso, incluso sin las ataduras que dices que no tienes.
Pero tiempo al tiempo, todo se verá y todo sucederá.

4 comentarios:

Dark Javier dijo...

Que bonitooo siesque me dejas sin palabraas :)

Lum dijo...

Muchas gracias, pero no mientas, que lo que te deja sin palabras es el tiempo que no te deja tu madre estar en el ordenador.. jajaja^^

Dark Javier dijo...

Bueno un poco sí d[^~^']b
Por cierto quita el captcha que hay que escribir cada vez que se comenta, que es un coñazo :(

Lum dijo...

¿Y eso cómo se quita? Jajaja