sábado, 24 de abril de 2010

Caminando


Me sorprendo día a día al ver como nuestras mentes evolucionan, pasan a un estado de madurez, propia de nuestra edad. Seguimos hablando de nuestras tonterías como siempre, tales como el fenómeno que arrasa ahora Tuenti, los Pokémon (sí, esos muñecotes que las generaciones de los '90 en adelante adorábamos), hablamos de viajes pasados, de metas que queremos conseguir, y otro día podemos estar hablando de una manera filosófica de las relaciones de pareja, del tiempo, de la vida, ¡hasta hablamos en ocasiones de política! A veces me siento rara, a ratos bien, por crecer y madurar, y a ratos mal, por perder un poco de puerilidad.
La verdad, sigo teniendo una niña en mi interior con miedo a crecer, que le asusta mejor dicho madurar, pero que debe hacerlo y casi sin darse cuenta lo hace.
Solo me reconforta saber, que es un camino muy largo por recorrer y que no voy a recorrerlo sola.

6 comentarios:

Dark Javier dijo...

Lo un poeta de pincipios del S XX (no me acuerdo quien ahora), la vida es un río que va a dar al mar que es el morir, un río es un camino, a veces con ŕapidos, con cascadas, o con dificultades, pero que finalmente llega un momento en el que se desemboca

Lum dijo...

Tiene razón ese poeta, y no podemos hacer nada para que ese río no desemboque.

Dark Javier dijo...

pero sí para que su caudal sea amplio y esté lleno de vida: insectos, peces, anfibios, plantas, luz, cascadas... amor, belleza, misterio... y lucha por vivir

Lum dijo...

Sí, tienes razón, al menos se puede llenar de vida ^^

Infinite dijo...

Cuanto de razón tienes, Lum. La vida no para, estamos en constante evolución y nos toca seguir el ritmo de la vida, no podemos perder el autobus.

Lum dijo...

Pues no, la verdad que no se puede desaprovechar ninguna oportunidad, sea de lo que sea