viernes, 30 de abril de 2010

Llanto pronunciado

Necesito cuatro paredes.
Un cubículo que me aísle.

Que nadie oiga mis gritos desesperados,
que nadie vea mis lágrimas resbalar por mi mejilla.

Quiero gritar, patalear,
llorar hasta quedarme sin aire
y respirar con dificultad.

Quiero arrancar todo el dolor de mi interior.

Porque me duelen los buenos y los malos recuerdos,
los buenos porque no volverán
y los malos porque no se pueden olvidar.

10 comentarios:

Dark Javier dijo...

Es duro ese sentimiento de no retorno, a veces queremso desahogarnos, porque no se puede más... es un sufrimiento que no tiene tiritas, gritas, y sólo te cansas, pero psicológicamente el dolor está ahí... sólo haty una cura, pero es muy lnta... es afrotnarlo, tener apoyo de los demás...

Lum dijo...

Sí, al menos el apoyo de los demás lo tengo, pero es que quiero gritar, quiero llorar, y a veces no me sale... Pero mientras tenga a esas personas que me ayudan, estoy mejor ^^

Dark Javier dijo...

a mi me cuesta un montonazo llorar, ojalá fuese peque, q uno lloraba y se desahogaba por todo ^^

Lum dijo...

A mí según con quien lloro más o lloro menos, mi pobre melocotón está harta ya de verme llorar...
Pero para todo llega el momento

Anna dijo...

Jamás me cansaré de verte llorar!! igual que tú tampoco te cansas de verme a mí...que soy peor que tú jaja...te quierooooooooooooo pomelitooooooooooooo!!!!!!

PD: Me gusta lo que has escrito!

Lum dijo...

Nunca me cansaré, pero siempre lo odiaré...
¡¡Te quierooooooo melocotóooooon te adorooooo!!

Anna dijo...

Ya, yo también lo odio, créeme.

Te quieroooooooo!!!!!!!

Lum dijo...

Si es que te adoroooooooo oish
Te quierooooooo

Dark Javier dijo...

vaya, veo q estais muy unidas :P eso está bien!! =)

Lum dijo...

Jajajaja siiiii ^^ nos quedan muchos llantos y muchas risas por delante